En cualquier aspecto de la vida, el ser humano necesita estímulos que lo motiven a realizar sus actividades con entusiasmo. Tu personal de trabajo espera esa motivación de tu parte.

¿Qué hacer?

Los expertos recomiendan las siguientes prácticas efectivas para lograrlo:

  • Asignales las tareas adecuadas de acuerdo a sus capacidades, de lo contrario crearás en ellos inseguridades y frustraciones.
  • Enseñales a tus empleados a planear a futuro y eso le dará un sentido a su vida para levantarse y trabajar cada día junto a vos.
  • Sé flexible. Esta es una de las prácticas que más motivan al personal y podes aplicarla en los horarios, permisos para trámites, regalales vales canjeables en diversos centros de distribución o entretenimiento, organizá convivencias o celebrá días especiales con ellos. Pero recordá que esto debe ser eventual y de ninguna manera se debe convertir en tu obligación.
  • Cuidá las instalaciones de tu empresa o negocio, así como el recurso con el que tu equipo trabaje, no hay nada más desmotivador que no tener los materiales adecuados para trabajar.
  • Agradecé por su trabajo diario. Esta palabra no te tomará mucho tiempo y es muy importante para un trabajador cuando decís “gracias” a su informe, tiempo extra dedicado, puntualidad o iniciativas.
  • Apoyalos para desarrollarse profesionalmente motivándolos a estudiar, tomar cursos libres y al prepararse, reconocé sus logros y permitiles crecer en la empresa.

No olvidés que lo esencial es la comunicación, así que también dedicá cierto tiempo cada mes para escuchar a tus empleados sobre sus proyectos personales y contales los tuyos.