Si aún sos muy joven y ya te convertiste en un emprendedor, detenete a pensar qué fue lo que te motivó a emprender. Tal vez conociste a alguien con un negocio exitoso y dijiste “quiero ser así”. Ahora estás del lado de la gente que inspira y es tu deber motivar a los más jóvenes que tú, a emprender.

¿Cómo hacerlo? Tomá en cuenta esto:

  • Lo primero que tenés que hacer es contarle sobre tu experiencia como emprendedor, no le ocultés ninguna información sobre esos momentos difíciles, pero tampoco sobre las lágrimas que rodaron por tus mejillas a causa de la satisfacción y logros.
  • Tomá el rol de coach y brindales consejos sobre cómo iniciarse en tu mundo. ¿Te animarías a ir a un colegio a dar una charla?
  • Ayudalos a descubrir cuáles son sus fortalezas, habilidades y destrezas y qué es aquella que los apasiona. Recordá que solo los estás motivando a aprender, pero no necesariamente en la rama en la que estás.
  • Si tratás con un joven que es una persona de mucha confianza para vos, podés llevarlo un par de semanas a tu negocio y delegarle responsabilidades. Nada mejor que una experiencia real.
  • No solo te pongás vos como un modelo a seguir, compartí con ellos las historias de personas como Bill Gates, Steve Jobs, Mark Zuckerberg, Sergey Brin, Larry Page y muchos otros. De vez en cuando, hace falta un poco de motivación e inspiración.
  • Recomendales libros de lectura que vos hayas leído y discutan sobre su contenido, un emprendedor también debe estar preparado.

Y usá con ellos esta frase: ¡El Éxito te espera!