Un emprendedor siempre sabe qué es lo quiere lograr y cuáles son los recursos que necesitará para posicionar sus productos o servicios. La pregunta es ¿Cómo está estructurado su plan de trabajo anual?

 

No todos podrán responder esta pregunta, pues un  plan de trabajo pareciera ser una tarea que consume energía y tiempo haciendo proyecciones, cuadros, cálculos o muchas anotaciones. Pero vale la pena hacerlo pues los beneficios son muchos. Entre ellos se pueden mencionar los siguientes:

 

  • Habrá una estrategia a seguir y nada será improvisado.
  • Los objetivos serán medibles por ejemplo visitas a un sitio web, ventas, ganancias y crecimiento.
  • Un plan anual también funciona como una base de información que puede ser alimentada constantemente con información de los clientes, competencia y tendencias del mercado. Así tus proyecciones de resultados serán más asertivas.
  • Es vital conocer las actividades futuras del negocio o proyecto, no las de la próxima semana, sino la de los próximos meses esto garantiza el éxito en los lanzamientos de productos, promociones de temporada, rotación de inventario, ingresos y egresos.
  • No solo el emprendedor, jefes o socios tendrán un panorama organizado del negocio, sino todo el equipo de trabajo tendrà claros sus roles y metas.
  • Al contemplar una planificación anual del flujo de efectivo, se administra de mejor manera cada recurso.

 

Existen diversas herramientas que pueden utilizarse, desde programas como excel hasta sitios en línea para realizar un plan. Es indispensable que este lleve una descripción de los productos o servicios, mercado potencial, situación actual del mercado, modelo de negocio, plan financiero, roles definidos de los integrantes del equipo, alianzas estratégicas, estrategia de marketing y ventas. Toda esta información en un solo lugar es la base de un emprendimiento sólido.