El principal factor de éxito al emprender, es el valor que tu producto o servicio ofrezca a tus clientes, pero también lo es la ubicación de tu negocio. Recordá que tus ganancias dependen de la recurrencia con que tus clientes visiten tu local.

De acuerdo a los expertos, la ubicación de tu negocio dependerá de las características de tu grupo objetivo. Tenés que tener claro quiénes son, por qué te buscarán, en qué horarios, con qué frecuencia y cómo se transportarán para llegar hasta vos.

Tomá en cuenta estos aspectos importantes:

• Analizá la ubicación de tu competencia. En este punto tenés dos opciones: 1) Ubicarte lejos para atraer nuevos clientes o llegar a una zona en donde hay varios negocios del mismo tipo para competir cara a cara ofreciendo un plus en tu local.
• Familiarizate con la zona antes de decidir establecerte. Investigá la accesibilidad para llegar al lugar, la afluencia de personas en el área en diferentes horas del día, lugares disponibles para parquear automóviles y la seguridad.
• Tu local u oficinas deben ser visibles para quienes vayan en automóvil o a pie. No te ubiqués en callejones, lugares poco iluminados o cerca de edificios y transporte pesado que vayan a ocultarlo.
• Aseguráte que tendrás el presupuesto suficiente para pagar la renta o hipoteca del local aunque las ventas no sean las más altas. Si movés de lugar tu negocio perderás clientes y será casi como comenzar de nuevo.
• La relación con los vecinos de tu negocio es esencial, si decidís establecerte en un área residencial, debes respetar las normas de convivencia del lugar. Si rentás una oficina en un edificio, buscá un lugar en donde tus clientes se sientan cómodos al llegar. Mientras que si te ubicás en una plaza o centro comercial, no olvidés llamar la atención de las personas que transitan allí y motivarlos a entrar.

Nunca elijás la primera opción para ubicar tu negocio, explorá lugares, buscá opciones y quedate con el lugar ideal para vos, tus empleados y tus clientes.