Decidiste convertirte en emprendedor el día que descubriste la capacidad y el talento que tenías para desarrollar tus propios proyectos y estar al frente de una marca y un equipo de trabajo. En ese momento comenzaron los desafíos para vos, pero también las satisfacciones de comenzar a ver pequeños avances y logros.

Por supuesto que necesitás del apoyo de los demás en tus proyectos, pero si no comenzás con creer en vos mismo y animarte, el camino será difícil.

Levantate cada día con la mejor actitud y practicá estos hábitos de automotivación:

1. Comenzá el día leyendo una frase motivadora, escuchá tu playlist favorito antes de comenzar a trabajar y desayuná adecuadamente. Si comenzás el día cansado o de mal humor será dificil automotivarte.
2. Fijate metas a corto plazo (diarias o semanales), la satisfacción de ver resultados positivos sin esperar demasiado tiempo aumentará tu confianza y motivación.
3. No te quedés encerrado en una oficina todo el tiempo. Salí a respirar aire puro, observá a las personas y pensá en lo que tu proyecto está haciendo para facilitar la vida de los demás.
4. Platicá con tus amigos y familiares de confianza sobre tu proyecto. Este tipo de pláticas te ayudará a valorar tu trabajo.
5. Reunite con otros emprendedores y escuchá sus experiencias, eso te ayudará a saber que nadie tuvo el camino fácil y te ayudará a automotivarte.
6. Ejercitate porque la actividad física libera la sustancia química conocida como endorfina, la cuál te llena de energía y te hace sentir feliz.
7. Cultivá el hábito de la lectura, comenzando con un libro pequeño hasta que te sintás muy cómodo leyendo y aprendiendo.
8. Dedicá unos minutos al día para meditar, relajarte, hacer unos minutos de silencio o tomar una pequeña siesta. Un emprendedor es el propio administrador de su tiempo.
9. Celebrá tus logros, merecés recompensarte por las horas de tiempo y el capital económico que invertís, así que andá a comprarte un pequeño obsequio o consentote con un relajante viaje.
10. No olvidés tu sentido del humor, contá un chiste, reite de un video viral en internet, mirá películas de comedia. No te convirtás en una persona demasiado seria.

Si no habías practicado estos hábitos antes, el mejor día para comenzar es hoy.