A la medida que tu negocio y proyectos crecen, te verás en la necesidad de buscar un equipo de trabajo que te ayude en las tareas de cada día. ¿Quién deberá hacerse cargo de la contratación? La respuesta es tú.

Hacerlo se convertirá en una experiencia interesante que te dará la oportunidad de asegurarte que contratas el recurso humano ideal para cada puesto, pero si no funciona, no te preocupes, aún los grandes empresarios han contratado personas que con el tiempo no son los más indicados.

Lo que necesitás hacer para seleccionar a tu personal de trabajo es lo siguiente:

  • Elaborá el perfil del puesto en donde incluyás qué tipo de profesionales estás buscando, su experiencia, habilidades y destrezas.
  • Establecé los lineamientos bajo los cuáles serán contratados tomando en cuenta el horario, atribuciones, salario, comisiones y beneficios laborales.
  • Publicá la oferta de la plaza laboral. Tus opciones son un anuncio en el periódico, redes sociales o un referido entre tus conocidos. Lo más recomendable es que antes de conocer a la persona en una entrevista, hayás leído su currículum. Así que pedilo por correo electrónico o en físico.
  • No entrevistés a todas las personas que te hayan mandado un currículum. Primero filtralos y revisá que vayan completos. Elegí los que más se adecuen a la plaza y llamá por lo menos a 10 candidatos.
  • ¿Fuiste a entrevistas de trabajo alguna vez? Entonces aprovechá a utilizar las preguntas que te parecieron más importantes, que te hicieron en esa ocasión.
  • Anotá cualquier observación de la entrevista, desde la forma en que el candidato llegó vestido, la puntualidad, su forma de expresarse y la validez de su experiencia.
  • Nunca contratés en una primera entrevista. Tomate el tiempo de conocer a tus candidatos y si ninguno llena tus expectativas, tenés dos opciones: 1) Revisa los currículums que no tomaste en cuenta la primera vez. 2) Volvé a poner el anuncio de la plaza.
  • Si tenés un socio, es importante que ambos se encarguen de contratar, haciendo entrevistas por separado.

Una vez te hayas decidido, prepará los recursos con los que tu nuevo empleado trabajará en tu negocio,  así como el plan de inducción.